Las finanzas personales en muchas ocasiones pueden provocar dolor de cabeza. Según una investigación realizada por la Asociación Americana de Psiquiatría es una de las principales causas de ansiedad. Por ello, te damos 5 consejos para que tus finanzas personales mejoren y disminuyan tus problemas financieros.

5 claves para mejorar tus finanzas personales

1. Determina tus objetivos financieros

Tómate un tiempo para definir cuáles son tus objetivos financieros a corto y largo plazo. Obtener un complemento a la jubilación, obtener la libertad financiera, comprarte una casa, viajar por el mundo, la formación de tus hijos, comprarte un coche, etc. son algunos de los objetivos más comunes.  A la hora de establecer tus objetivos deberás tener en cuenta tus finanzas personales. Por ejemplo, si tu objetivo financiero es obtener la libertad financiera, este dependerá de la cantidad de dinero que seas capaz de ahorrar mensualmente. Por lo tanto, debes marcarte objetivos que sean factibles. Para identificar si tu objetivo es factible, deberás de realizar un presupuesto, donde se refleje tu capacidad de ahorro, pero sobre eso hablamos más adelante.

Una vez establezcas cuáles son tus objetivos, prioriza. Pon atención a aquellos que son más importantes para ti. A continuación, organizarlos en el tiempo, recuerda que objetivos como la libertad financiera u obtener un complemento a la jubilación son objetivos que requieren de un horizonte temporal amplio.

Asimismo, establece cuáles son tus objetivos de vida: tener hijos, comprarte una casa o vivir de alquiler, casarte, etc. ya que, estos serán determinantes para tus finanzas puesto que modificaran tu capacidad de ahorro.

2. Planifica tus finanzas

Del mismo modo, será fundamental hacer una planificación financiera. Tener un plan pondrá orden a tus finanzas personales, te ayudará a no tomar decisiones basadas en el miedo y a tener el control. Además, será imprescindible para conseguir tus objetivos.

A la hora de crear tu plan, será aconsejable que antes de nada crees un colchón de seguridad frente a posibles imprevistos, esto te aportará tranquilidad y te ayudará a tomar mejores decisiones a la hora de invertir. En el momento que tengas tu colchón de seguridad, ya podrás establecer tu plan de ahorro e inversión para conseguir tus objetivos. Indica qué proporción de tus ahorros vas a destinar a cada objetivo. No olvides, que deberás de trabajar también en los objetivos a largo plazo, aunque tengas otros objetivos a más corto plazo.

Analiza tu perfil inversor y crea una estrategia de inversión que concuerde con tu perfil. Busca inversiones que tengan una aversión al riesgo similar a la tuya y que sean acordes con tu horizonte temporal. ¡Y no te olvides de diversificar! Si quieres tener unas finanzas personales saludables esto será clave, diversificar disminuye los riesgos de invertir y, por lo tanto, hace que tus problemas disminuyan, sobre todo si eres averso al riesgo y las bajadas y subidas de tus inversiones te hacen entrar en pánico.

Este plan debe evolucionar según se modifiquen tus circunstancias, si sigues el mismo plan durante toda tu vida podrás tener problemas y, además, no serás lo suficientemente eficiente. Por tanto, cada vez que cambien tus circunstancias personales, económicas o patrimoniales, deberás revisar tu plan y adaptarlo.

3. Paga tus deudas

Tener deudas no sólo te impide conseguir tus objetivos financieros sino que además te puede crear tensión y malestar, por lo tanto, será fundamental deshacerte de todas aquellas deudas que tengas. Haz un plan que te permita pagar tus deudas de forma rápida. Empieza destinando todo lo que ahorres a pagar tus deudas e intenta aumentar tu capacidad de ahorro para que este proceso sea lo más rápido posible y puedas empezar a ahorrar para lo que verdaderamente importa: tus objetivos.

Cancela tu tarjeta de crédito y no solicites más créditos, sino entrarás en una espiral continua de deuda. En caso de posibles contingencias, no recurras al crédito, usa el dinero de tu colchón de seguridad.

4. Haz un presupuesto

Crea un presupuesto que dé sentido a tu planificación. En tu presupuesto deberás indicar todos tus ingresos y gastos mensuales. Será indispensable apuntes bien todos tus gastos, no solo tendrás que anotar grandes gastos como la luz, el agua o la hipoteca, también deberán estar recogidos los pequeños gastos. 

La diferencia entre tus ingresos y gastos dará como resultado tu capacidad de ahorro; es decir, la cantidad de dinero que te puedes permitir ahorrar cada mes. Cuando conozcas esta cantidad, solo tendrás que decidir qué proporción destinar a cada uno de los objetivos y comprobar si los objetivos que te has propuesto y los respectivos horizontes temporales son factibles o, por el contrario, si tienes que modificar tus objetivos.

Existen multitud de formas de realizar este presupuesto, puedes optar por la manera tradicional de apuntarlo en una libreta o en un documento excel, o si prefieres puedes optar por hacerlo mediante alguna de las muchas aplicaciones que te ayudan a realizar esta tarea. 

Tener un presupuesto te permitirá controlar tus gastos y decidir cómo gastar tu dinero, esto evitará que gastes pensando en el presente y, por tanto, que gastes tu dinero en bienes que no te reportan utilidad en el futuro.

No olvides que, este presupuesto debes de realizarlo teniendo presente tus circunstancias personales. Si, por ejemplo, estas casado y compartes gastos del hogar con tu cónyuge, entonces este presupuesto deberá de hacerse conjuntamente.

5. Déjate aconsejar por un profesional

No tengas miedo a pedir ayuda. Si no eres experto en finanzas, déjate asesorar por un profesional, esto te podrá evitar muchos problemas. Un buen asesor financiero te ayudará a realizar tu planificación financiera y a elegir los mejores productos financieros acorde a tu situación y a tu perfil de riesgo para que te sientas cómodo y consigas tus objetivos de la forma más eficiente. Asimismo, te podrá ayudar con tu presupuesto, ya que, en ocasiones, al principio, realizar un presupuesto puede ser complicado.

Fijar tus objetivos, trazar un plan, pagar tus deudas, crear un colchón de seguridad, realizar un presupuesto y recibir asesoramiento, son las claves para tener unas finanzas saludables y que tus preocupaciones empiecen a desaparecer.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento a nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

ACEPTAR
Aviso de cookies